Cremas para el cuerpo: Lociones y pomadas corporales


Hidratar nuestra piel es, sin duda, un hábito muy necesario en nuestro día a día, y aunque resulte un trabajo extra, no debemos olvidarnos de hacerlo todas las mañanas después de la ducha. Es una rutina que quizás resulte una carga más, pero una buena hidratación del cuerpo resulta absolutamente necesaria. Quién no ha sentido los codos secos y rugosos, o unos brazos y unas piernas completamente secas que se han resentido tras la depilación. Cuando no se tiene tiempo, la sensación de sequedad es, sin lugar a dudas, muy incómoda. Pero el tiempo hay que buscarlo y realizar un buen ritual de hidratación, porque nuestra piel nos lo agradecerá.

La hidratación de nuestra piel es, pues, fundamental, por muchas razones, pero sobre todo, para sentirnos cómodas y frescas a lo largo del día. Tener una piel hidratada y suave marca la diferencia, y hay muchos tipos de cremas corporales hidratantes donde elegir, para quedarnos con aquélla que sea la más beneficiosa para las necesidades de nuestra piel. Son tantas y tan variadas las opciones de compra que aprender unas cuantas nociones sobre tipos de crema corporal y sus efectos en la piel, puede resultar muy beneficioso a la hora de elegir cuál es la loción más adecuada según sean nuestras necesidades.

Prevenir la sequedad con cremas para el cuerpo es esencial para una buena hidratación

Perder el grado óptimo de hidratación de la piel puede ocurrir por muchas razones, entre otras las inclemencias del tiempo (excesivo frío o mucho calor) o el contacto diario con nuestras prendas de vestir. Al perder hidratación en la piel, también se pierde elasticidad. Es, pues, necesario encontrar cremas que hidratan y nutren en profundidad.

Lociones hidratantes suaves, nutritivas, y aceites esenciales


La oferta en el mercado es muy completa y existen todo tipo de cremas hidratantes, lociones o bien aceites esenciales. Nuestra elección dependerá del grado de hidratación que nuestra piel necesite. Si nuestra piel es normal, bastará con utilizar una loción hidratante de textura suave, para después de la ducha, y nuestro cuerpo se mantendrá hidratado a lo largo del día. Hay personas que prefieren utilizar lociones corporales perfumadas, que en la mayoría de los casos son iguales que nuestro perfume habitual. Proporcionan una sensación de bienestar y frescor durante todo el día, porque las lociones perfumadas duran mucho más que unas gotas de perfume.

Para pieles más secas, los aceites esenciales a base de productos naturales como lavanda, aloe vera, romero, etc., resultan siempre una buena opción. Tal vez su uso sea más incómodo al principio, hasta que nuestra piel absorbe completamente los aceites esenciales y podemos vestirnos sin temor a mancharnos la ropa. Para pieles sensibles al sol, y con independencia de la estación del año en la que nos encontremos, las lociones corporales con protección solar resultan imprescindibles. Hay personas con la piel lechosa y muy blanca, que pueden verse perjudicadas si se exponen mucho tiempo al sol, por lo que una loción con foto protección resultará la mejor opción de compra.

Cremas reafirmantes, anti estrías y con foto protección

Las lociones reafirmantes son muy adecuadas para mujeres más maduras, porque ayudan a que la piel recupere su elasticidad. Si las aplicamos con constancia y diariamente, notaremos los resultados de una piel mucho más flexible y elástica, pero para ello hay que tener paciencia. Lo importante es que las cremas reafirmantes, a largo plazo, son muy efectivas y funcionan. Otra modalidad de cremas hidratantes son las lociones corporales anti estrías. Son muy recomendables para usarlas de modo local en zonas afectadas, con suaves masajes, porque con el tiempo notaremos cómo las estrías de la piel se van clarificando. Son lociones aptas para aquellas mujeres a las que les han aparecido estrías, bien por razones genéticas, o porque han hecho deporte durante mucho tiempo y ahora llevan una vida más sedentaria, o bien porque recientemente acaban de dar a luz. Hacer hincapié en las zonas afectadas (muslos y pechos, por lo general) dará siempre excelentes resultados.

Cuando llega el verano, y nos exponemos a baños de sol o al mar, es importante extremar los cuidados de la piel, ya se trate de pieles normales, secas, o grasas. El sol y el mar resultan de lo más apetecible para nuestro bienestar en épocas estivales, pero también son bastante dañinos para nuestra piel. En estos casos, existen, además de las lociones corporales para después del sol, conocidas generalmente como lociones “after-sun”, los clásicos tarros de crema, con una textura mucho más espesa que la de una loción corporal habitual. En épocas de largas exposiciones al sol y al agua, los tarros de crema con ingredientes nutritivos pueden resultar esenciales para proteger la piel, e hidratarla al máximo. Además, muchos de estos productos de hidratación del cuerpo harán posible que mantengamos por más tiempo un bonito bronceado veraniego.

Consejos para mantener una hidratación óptima

Prevenir la sequedad de la piel es muy importante para que ésta se mantenga hidratada, y una buena alternativa es protegerla tanto del frío excesivo, como del sol. Por supuesto, beber mucha agua a lo largo del día es importante, así como utilizar geles y jabones de ducha suaves y agua no excesivamente caliente. Es muy adecuado hacer un peeling corporal semanal hará que cualquier crema hidratante de cuerpo penetre mucho mejor, puesto que se habrán eliminado con eficacia las células muertas más superficiales de nuestra piel.

Un truco eficaz para conocer si tu piel está excesivamente seca es hacer ademán de rascarse suavemente en cualquier parte de la piel. Si se queda la señal, esto quiere decir que nuestra piel está demasiado seca, por lo que será necesario recurrir a hidratantes que aporten mucha nutrición y con texturas más espesas.

Siempre que salgamos de la ducha y nos vayamos a hidratar, es importante masajear todas las zonas del cuerpo, especialmente piernas y brazos, con suaves masajes circulares hasta que la loción se haya absorbido completamente. Esta operación es muy recomendable para estimular la circulación y no nos llevará mucho tiempo.

La piel es la barrera natural de nuestro cuerpo. Nos protege de todos los factores externos que pueden dañar el organismo: el frío extremo, el calor excesivo, la exposición al sol, y en general, cualquier inclemencia del tiempo. Cuidarla, protegerla e hidratarla es, sin duda, un hábito fácil y muy saludable para nuestro cuerpo.