Cremas de manos: Las mejores cremas para tus manos en el 2018

cremas de manos 2018
Tal vez las manos sean la parte más expuesta y, por qué no decirlo, la más “esclava” de nuestro cuerpo. Las necesitamos absolutamente para todo, cualquier tarea indispensable es necesario realizarla valiéndonos de nuestras manos: teclear al ordenador, fregar unos cacharros, coser un botón, sacar la tarjeta para pagar un almuerzo….en resumen, es una de las partes del cuerpo más útiles y también una de las más sacrificadas. Por eso, es necesario cuidarlas de una forma especial.

Conviene, siempre que se necesite, cuidar nuestras manos e hidratarlas. Tal vez las manos requieran de cuidados especiales de forma extra, y con más esmero y atención que otras partes de nuestro cuerpo, ya que están muy expuestas, en líneas generales, a todos los agentes externos de forma diaria. La piel de las manos es, sin duda, la que más agresiones puede sufrir en comparación con la piel de otras partes del cuerpo.

Los mejores cuidados para nuestras manos con pomadas y lociones

Nuestras manos son, tal vez, las partes del cuerpo más expuestas a los agentes externos: frío, calor, agentes químicos como detergentes y disolventes, además de los enjuagues con agua siempre que es necesario. Por esta razón, es muy conveniente dedicarles un especial cuidado para mantenerlas hidratadas y evitar que se dañen, puesto que las utilizamos para todo tipo de tareas y conviene hidratarlas siempre que lo necesitemos.
Cuando nuestras manos no están recibiendo los cuidados necesarios, se deshidratan con facilidad, y con mucha más rapidez que otras partes del cuerpo. Pueden presentar sequedad, y en casos extremos, durezas y grietas. Cuando nuestras manos no reciben los cuidados adecuados se vuelven ásperas y rugosas, y sufren un envejecimiento prematuro. Por estas razones, cuidarlas e hidratarlas resulta una tarea diaria absolutamente necesaria.
Es importante lavarse las manos con jabones neutros, ya que, en nuestro día a día, tendremos que hacerlo muy a menudo, y si las manos se ven sometidas al efecto del jabón y del agua de forma constante, se resecan, se agrietan y envejecen con facilidad.

Cómo escoger la mejor crema para hidratar las manos

pomadas para las manos
Dependiendo de nuestro tipo de piel y de lo “castigadas” que puedan estar nuestras manos por el uso diario, en función de las tareas que tengamos que llevar a cabo en nuestro día a día, existen cremas con principios activos específicos que funcionan a la perfección. La avena, el aloe vera, la glicerina, la vaselina y la cera de abeja suelen ser los principios activos más habituales para las cremas de manos.
Si nuestras manos están agrietadas, una crema hidratante, de textura espesa y con glicerina, puede ser nuestra mejor opción. Es evidente que la absorción será más lenta que si utilizamos cremas de textura más fluida, pero aunque se tarde en absorber, su acción sobre manos excesivamente secas y agrietadas será mucho más eficaz. Si las manos no están tan castigadas por el trabajo diario y los agentes externos, pero es evidente que muestran signos de envejecimiento, las lociones a base de productos naturales como la yoyoba, el aloe vera o el aceite de almendras dulces, serán la mejor opción. Los aromas que aportan son increíblemente frescos y agradables, y nuestras manos estarán hidratadas y frescas en todo momento, sin excesivos aportes de grasas y para que podamos seguir con nuestras tareas en todo momento.
Para manos sensibles, la mejor opción es utilizar cremas especiales de farmacia sin aromas añadidos, que pueden dañar aún más unas manos delicadas. En cualquier caso, y dependiendo de las necesidades de nuestras manos, utilizar cremas con antioxidantes es siempre es una buena opción, ya que previenen el envejecimiento en cualquier tipo de piel. Además, y para manos que tienden a envejecer de forma prematura, o bien para manos que empiezan a mostrar las temibles manchas de envejecimiento, hay fórmulas de cremas de manos a base de coenzima Q10, que resultan absolutamente efectivas para prevenir las manchas en las manos, e incluso las arrugas.
Existen aceites esenciales a base de ingredientes naturales tales como la rosa mosqueta, el romero, las almendras dulces o el aloe vera, pero este tipo de lociones son muy grasas y tardan en absorberse, por lo que, para manos de piel normal, es preferible evitar estas lociones. Aunque para manos excesivamente secas y agrietadas, estos aceites resultan imbatibles aunque su tiempo de absorción sea más prolongado. Aunque, a la larga, merece la pena probarlas y usarlas.
Otra tendencia del mercado que resulta muy útil y que hidrata en profundidad la piel, sobre todo la de las manos y los pies, es el uso de la parafina líquida, que nutre en profundidad además de ser inodora. Su uso es más incómodo porque es necesario extenderla con una brocha, pero si tenemos tiempo, es un elemento nutritivo muy eficaz. Además, entre las últimas novedades, destacan las cremas a base de aceite de argán, proveniente de las semillas del árbol de argán, y con efectos muy nutritivos para la piel en general, en formato loción corporal, gel de baño y, por supuesto, crema de manos. El aroma es fresco y muy agradable, y además, proporciona una profunda hidratación.

Trucos y consejos para que nuestras manos estén en forma

A pesar de que resulte incómodo, utilizar guantes de goma, disponibles en cualquier gran superficie, es importante para protegernos las manos, si en nuestra tarea cotidiana debemos fregar con asiduidad, ya que el agua y el jabón estropean mucho las manos. Además, y si el tiempo no acompaña, y hace un frío excesivo, proteger las manos con guantes de invierno es casi una obligación.
No debemos olvidarnos de aplicarnos crema de manos en la oficina, tras un lavado que, a ser posible, sea con jabones y geles neutros de textura muy suave. Nuestras manos recuperan elasticidad y no se agrietan, y ponerse un poco de crema de manos ayuda a prevenir la sequedad y el desgaste. Al contrario que otras cremas, que se usan una o dos veces al día, las cremas hidratantes de manos pueden usarse tras un lavado de manos y, en general, cada vez que se necesite.
Nutrir, hidratar y proteger nuestras manos es una tarea esencial en el día a día. Se trata de la parte de nuestro cuerpo más expuesta a las inclemencias del tiempo, a los productos químicos, al uso del agua y a cualquier acción cotidiana como ir a un cajero y sacar dinero, coger las bolsas de la compra o recoger nuestra casa. Por estas razones, lavarse las manos a menudo e hidratárselas siempre que sea necesario, es una acción necesaria que proporcionará un gran bienestar para nuestras manos.